Tierra de ríos y puentes

Bellas obras en contacto con la naturaleza

La elevada pluviosidad de la costa gallega es la responsable máxima de su morfología. Además de dar lugar a la belleza de un paisaje verde, nos convierte en el país de los mil ríos. Nuestra ría no es una excepción: los ríos son uno de los elementos más característicos de nuestro mapa geográfico.

Los ríos son una fuente de riqueza, pero separan orillas, para solucionarlo el ser humano construyó puentes desde tiempos inmemoriales. Nuestra ría es un catálogo de ríos y puentes, vamos a verlo.

Por encima de todos está el Tambre, el padre de la ría, al que dedicamos un apartado separado para analizar su estuario. En la desembocadura del Tambre está también nuestro mayor y más espectacular puente: Ponte Nafonso, una visita ineludible.

Pero los otros ríos también tienen sus puentes, varios de ellos de gran hermosura.

Tenemos por ejemplo el puente de Ruso sobre el río Tines en Outes. O el más que llamativo puente medieval sobre el río Sieira en Xuño, Porto do Son, que desafía la ley de la gravedad desde hace siglos.

O el puente sobre el río Traba en Noia, construido sobre uno de orígenes romanos. Este río, unido al Tállara, desemboca en pleno centro de la villa, dando lugar a la aparición de más puentes, algunos pequeños y peatonales como el de la calle Pescadería, otro mayores capaces de absorber tráfico rodado, como el de la calle Ferreiro y el mayor de todos, el puente de O Campo de Noia que pone límite al casco urbano de Noia.

leer más