Papeleras de los ríos Vilacoba y San Xusto

La naturaleza pugna por recuperar sus dominios: antiguas fábricas de papel de Lousame

En tiempos menos tecnificados, la calidad del agua era imprescindible para la fabricación de papel, por eso muchas fábricas se situaron en las laderas del los ríos Vilacaboa y San Xusto de Lousame. Hoy en día esas papeleras son unas ruinas que la naturaleza pugna por recuperar, en una batalla que parece ganada de antemano. La calidad del agua sigue presente, sin alteraciones, proporcionando un ambiente sereno que redondea la belleza decadente que atrae toda nuestra atención.

Una ruta de senderismo de gran éxito nos anima a recorrer el territorio de estas viejas fábricas, ampliando el recorrido hasta las minas de San Finx y el monasterio de Toxosoutos, lo que la convierte en una de las mejores rutas de la comunidad gallega.

En primer lugar encontramos las antiguas Papeleras de Brandia, al lado del río San Xusto. Estas viejas fábricas nos transportan a una época de mucho trabajo y dotan a todo el recinto de un ambiente misterioso, de gran atractivo natural y paisajístico.

En la siguiente aldea (O Castro) tenemos las aún impresionantes ruinas de la majestuosa fábrica de papel de Fontán. En este tramo, y puesto que el río no salva desniveles importantes, el curso del mismo llega a formar alguna pequeña playa fluvial como la que encontramos un poco antes de la aldea de Cerquides, cerca de las ruinas de la fábrica de papel de A Galiñeira, la tercera en nuestro camino.

Durante todo el tramo, a orillas del Vilacoba, se forman saltos de agua, aunque en otras zonas el agua circula mansa. Entraremos en contacto íntimo con la naturaleza y conoceremos la historia del pasado, los ingenios hidráulicos que forman parte de la cultura popular de otros siglos. Papeleras, canales y molinos, conforman un sistema de aprovechamiento ecológico del agua.

La Ruta de las fábricas de papel de Lousame es un buen ejemplo de cómo la naturaleza suele apropiarse de lo que es suyo, creando unas estampas insólitas, donde la vegetación y las piedras establecen un entorno único. Un sendero que muestra un patrimonio industrial, envuelto por los helechos, los árboles y el musgo.

 

leer más