Central Hidroeléctrica del Tambre

El modernismo y la naturaleza siempre de la mano

En 1924, el prestigioso arquitecto Antonio Palacios, máximo exponente del modernismo en Galicia, diseñó un edificio para albergar la instalación de una central hidroeléctrica. Esta sorprendente construcción pasó así a formar parte de un magnífico conjunto de edificios que se sitúan sobre la orilla del río Tambre, en un escenario de gran belleza paisajística.

En la antigua Pesquería do Tambre, que antes servía de alojamiento para los empleados de la empresa, encontramos hoy un hotel de naturaleza, mientras que el edificio conocido como A Casa dos Frailes está acondicionado para celebrar diferentes eventos. Como curiosidad, otra edificación acoge un museo sobre la lamprea.

Un frondoso bosque de robles, laurel o sauces nos anima a disfrutar de una zona magnífica para comidas campestres, además de ser un punto inicial para rutas de senderismo. Cuenta con un llamativo puente colgante desde el que contemplamos antiguas pesquerías y también nace allí un recorrido sobre la devesa del Nimo y la orilla del río Tambre.

El Tambre, que más adelante recupera su ímpetu, se muestra en esta zona como un lago, contribuyendo a crear una atmósfera romántica propia de principios del siglo pasado. La zona de esparcimiento, al lado del agua, nos recuerda tiempos de la Belle Époque, mientras disfrutamos de una vegetación exuberante.

leer más